Día 2 .- Sábado 9 Jul 2005

El plan inicial era el siguiente. Hoy recorreríamos la zona del Coliseo, Foro Romano etc. En función del tiempo visitaríamos las catacumbas y para cerrar el día visita a la zona de Trastevere a cenar unas pizzas. El domingo veríamos lo que faltaba (Piazza Spagna, la misa del Papa etc.). El lunes los museos vaticanos ya que quedaban al lado del hotel y era el día que salíamos a Florencia. Y luego nos quedaba el último día a la vuelta de Florencia por si nos habíamos dejado algo por ver.

Con esta idea salimos y cogimos el metro hacia la zona a visitar (Piazza della Republica). Allí cerca quedaba la Basílica di Santa Maria Maggiore, con el campanario más alto de Roma.

Antes de ir al Coliseo fuimos a la Piazza Venezia, por el camino en los laterales se encuentran gran cantidad de ruinas.

La Piazza Venezia se levantó para rivalizar con la basílica de San Pedro. Fue residencia de Mussolini, quien pronunció algunos discursos desde el balcón.

Cuando llegamos al Coliseo serían las 12.00 aproximadamente. El edificio es impresionante, pero la cola para la entrada también era espectacular. Vimos que el billete para el Coliseo servía también para entrar al Foro Romano hasta el día siguiente (saltándose la cola normal) así que fuimos al Foro a ver si había menos cola. Allí no había colas y nos confirmaron que efectivamente podríamos entrar al día siguiente al Coliseo. Seguimos con el trayecto pero era un dato a pensar…

Seguimos hacia las catacumbas a pie pero aún nos quedaban sitios que visitar como la Bocca della Veritá o el Circo Massimo.

La Bocca de la Veritá, cuya imagen es tan conocida por haberse utilizado hasta en máquinas de feria, en realidad se supone que era una tapa de alcantarilla (de más de metro y medio de diámetro). Hay dos leyendas que explican por qué se llama boca de la verdad. Una cuenta que es porque si se mete la mano en la boca y se dice una mentira, la boca se cierra. La otra dice que es porque esta boca nunca ha hablado.

Camino ya de las catacumbas visitamos las termas de caracalla (Terme di Caracalla). La entrada costaba 6e. Las termas tienen una superficie de 10 hectáreas y eran capaces de prestar servicio a 1600 personas. Está bien, pero si no da tiempo a todo es una visita prescindible antes que otras.

Tras una larga caminata hacia las catacumbas (mejor ir en autobús), encontramos un punto de información donde nos recomendaron ver las de San Sebastián (la guía recomendaba las de San Calisto).

La entrada costaba 5e y esperamos un turno a que hubiera una guía en castellano. Mereció la pena.

Aún nos quedaba tiempo así que volvimos al Foro Romano y decidimos visitarlo (10e).

El centro comercial y religioso de la antigua Roma, el Foro Romano, ocupa un valle situado entre los montes Capitolino y Palatino.

Ya habíamos andado bastante así que a Trastevere. Pizza enorme en Pizzeria San Calisto (Piazza San Calisto 9ª) con helado de postre en Bar San Calisto (Piazza San Calisto) y al hotel. Esta pizzería es de las mejores de Roma, 100% recomendable.

This entry was posted on Friday, May 9th, 2008 at 4:57 pm and is filed under Viaje a Italia. You can follow any responses to this entry through the RSS 2.0 feed. You can leave a response, or trackback from your own site.

Leave a Reply